Un paseo por Carrio.

Burros

burrosLlega la primavera  y con ella la oportunidad de dar  paseos con nuestros hijos mientras  disfrutamos  del buen tiempo. O la oportunidad de estrenar la bicicleta que le han traído los Reyes que por si no lo sabías seguro que coge en el maletero.

Justamente a la entrada de Laviana , frente a un supermercado de Alimerka  parte una  senda que nos lleva a al pueblo de Carrio, la senda que va paralela al margen derecho  del río Nalón  y atraviesa los prados y huertas y que nos llevas hasta el pueblo de Barredos.

Una zona absolutamente peatonal  donde podemos relajarnos y observar la fauna que habita a ambos lados de la senda. Por un lado el rio Nalón, donde podemos observar multitud de aves , desde patos, garzas y cormoranes que viven directamente de él y el resto del  elenco ornitológico propio de  esta zona, principalmente aves pequeñas.


 

Si realizamos esta ruta al atardecer podemos escuchar las ranas que cantan, defendiendo su territorio y para atraer a las hembras que junto al canto de zigarras, grillos y las aves nocturnas,  nos permite sumergirnos en plena naturaleza sin salir del la villa.

Al otro lado de la senda, nos encontramos con el ganado propio de la zona, principalmente vacas y ovejas que pastan apaciblemente en los prados o fuera de ellos, también aparecen cabras, caballos y las gallinas que libremente conviven con todos los demás  alimentándose de la vegetación más tierna y de multitud de insectos y lombrices.Texu Carrio

Al fondo, detrás de estas zonas donde se alimenta el ganado esta la zona deportivas de Laviana, el campo del futbol del real Titatico , las piscinas, el  polideportivo y el campo de futbol del  Alcaba y detrás de todas ellas las enormes tolvas de carbón , testigo mudo del auge y caída de la industria del carbón , emblema  popular de Pola de Laviana.

Seguimos andando y llegamos al puente que cruza el rio Nalón, en un cruce que nos llevaría al pueblo de Barredos, atravesamos ese puente ( de reciente restauración) y llegamos a la otra vera del rio donde ya podemos observar los vestigios de  las minas de antaño, con una bocamina ya sellada de una antigua explotación de minería de montaña , pero sobre todo divisamos el casquillete del pozo Carrio , aún activo hoy en día, si queremos podemos  acercarnos a ver la explotación ( unos 100 metros) y ver el tránsito de vagones y mineros en sus tareas, pero sobre todo sentir el ruido  y los olores típicos de la minera del carbón.

Desde el puente tomamos la carretera principal prácticamente sin circulación que nos lleva al pueblo de Carrio,  nos desviamos de su calle principal y tomamos la paralela a mano derecha  para dirigirnos a su ermita que descansa  hermanada con un tejo de 700 años en un promontorio donde se pude observar todo el Valle de Laviana, Barredos  y los montes cercanos.  Antes de llegar a la ermita atravesamos otro vestigio de lo que fueron la minas de montaña,  aun se conservar  la sala del compresor  junto a él un parque infantil para que los más pequeños.

Al llegar a la ermita  nos debemos de  tomar unos minutos y disfrutar del entorno y del paraje desde esta posición privilegiada, justo enfrente de nosotros hay una finca donde pastan un grupo de burros de  todas las edades, y de tras  del tejo  en un pequeño prado pastan un par  de reducidos rebaños de ovejas, los castaños, los avellanos y los robles nos rodean como una muralla natural que nos ofrece sobra y es cobijo de multitud de aves.

Desde aquí continuando la carretera principal  nos dirigiríamos a Laviana  cerrando el círculo  pero quizá lo mejor es volver hacia Carrio y hacer una parada el Bar-Resturante “El Horreo” situado como no junto a un horreo y además  centenario.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

top